Cómo y por qué hay que segar el Césped

Máquina segadora o cortacésped

La siega del césped es uno de los trabajos principales de mantenimiento de un jardín y una labor fundamental para tener un césped bien cuidado.  En esta entrada vamos a ver cómo se corta el césped, por qué se debe hacer y cuándo hay que hacerlo.

La siega del césped le da al jardín un bonito aspecto visual y estético, además de ser un indicativo de un jardín bien cuidado y trabajado.

Pero también la siega, siempre que esté bien realizada en tiempo y forma, tiene otras funciones muy beneficiosas para el césped, de la misma manera que las siegas mal realizadas o a destiempo pueden perjudicar seriamente nuestro césped y deteriorar con el tiempo el estado general de la pradera.

Por qué hay que segar el césped

La siega periódica del césped mejora considerablemente la estética del jardín, realzando el resto de los elementos vegetales, constructivos y decorativos integrados en el mismo.

Dado que las superficies con césped suelen ser las de mayores dimensiones dentro de un jardín, un césped descuidado degrada toda la imagen general del mismo, dando una sensación de descuido y dejadez.

Con la siega también conseguimos vigorizar el césped y hacerlo más fuerte, ya que limitando su crecimiento en altura la hoja se hará más gruesa y resistente.

Si al césped se le deja crecer demasiado, como cualquier otra gramínea  puede llegar a espigarse. En este caso la planta enviará la mayoría de su fuerza a la producción del grano que serían sus futuras semillas (una cuestión de supervivencia). En este caso la planta se debilita y puede llegar a morir si “entiende” que ya ha pasado por sus distintos estados fenológicos y se ha reproducido.

Como he dicho, la siega es muy beneficiosa para el césped, pero no lo es para muchas malas hierbas que invaden nuestro césped y que no pueden soportar estos cortes periódicos. Por lo tanto con la siega también conseguimos erradicar o limitar muchas malas hierbas de nuestra pradera.

Jugando un poco con las alturas de corte (veremos esto más abajo), podemos conseguir que el césped sea más resistente a las inclemencias de las distintas estaciones, incluso que necesite menos agua en los meses de verano.

Cómo hay que segar el césped

 

Como y por que hay que segar el césped

Operario segando el césped

El primer paso consiste en darse un paseíto por la pradera para ver que no hay nada que pueda entorpecer la siega, si hubiese algo se debe retirar.

También veremos que no haya piedras, ramas o cualquier otro elemento extraño que pueda dañar las cuchillas de la máquina cortacésped.

Es importante verificar dónde están situados los emisores de riego (difusores, aspersores, etc.), para que no los dañemos con las cuchillas de la segadora. A veces los emisores de riego emergentes (aspersores o difusores que están ocultos en el suelo pero que se elevan sobre el mismo cuando se conecta el riego) no se ocultan del todo, en cuyo caso hay que presionarlos ligeramente hacía abajo para que se entierren o tener la precaución de rodearlos con la segadora.

Tanto los posibles elementos extraños como los emisores de riego pueden estar ocultos entre la hierba, por lo que hacer una inspección previa nunca está de más.

Sea cual sea el modelo de la segadora que tengamos, es muy importante que las cuchillas se encuentren siempre bien afiladas. Si las cuchillas no están afiladas “tiran” del césped y producen desgarros en las puntas que luego se apreciaran secas.

Si nuestra segadora tiene tracción, segaremos le césped al paso que nos marque la máquina. Nunca hay que forzar el paso más de lo que la propia tracción y velocidad de la máquina nos proporciona.

Si nuestra máquina no tiene tracción y hay que empujarla, segaremos a un paso que se aprecie cómodo para la máquina y la velocidad de sus cuchillas. Si vemos que vamos dejando detrás de nosotros césped sin cortar o mal cortado es que estamos forzando el avance de la segadora.

Es muy importante retirar de la pradera todo residuo de césped cortado que pueda quedar, para evitar enfermedades y un mal aspecto visual.

Una vez terminada la siega, procederemos a limpiar el cortacésped y a guardarlo protegido de las inclemencias del tiempo.

Espero que toda esta información os pueda ser de utilidad. Si necesitáis más información o tenéis alguna duda, no dudéis en poneros en contacto conmigo a través de los comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies